Tras un largo camino desde el lejano Oriente, sus Majestades Los Reyes Magos pasaron a saludar a los niños y niñas del Infanta Leonor, y a recoger sus cartas.

Un momento mágico, lleno de ilusión y alegría.